Comer bien, clave para verse y sentirse lo mejor posible

Son numerosos los beneficios que te proporciona manejar una dieta saludable, algunos de ellos son:

  • Consumir las calorías que tu cuerpo necesitas
  • Proporcionar energía y autoestima
  • Mantener tu peso ideal
  • Reducir el síndrome premenstrual
  • Incrementar la fertilidad
  • Combatir el estrés
  • Ayuda con la lactancia
  • Aliviar los síntomas de la menopausia
  • Hidratar y mejorar el aspecto de tu piel


Sea cual sea tu edad adoptar buenos hábitos de alimentación te ayudará a verte y sentirte lo mejor posible para que puedas disfrutar de la vida.

Sin importar la edad, cuando el objetivo es controlar el peso y tener buena salud, es importante tener en cuenta que nuestros cuerpos responden de manera diferente a los diversos alimentos, ya que la genética, metabolismo y alergias son algunos de los factores que intervienen.

Encontrar una dieta saludable que funciona para usted puede tomar algún tiempo. Ojo, cuando  hablo de dieta no me refiero a la acción transitoria de elegir alimentos y prohibirse otros, sino, a la adopción de hábitos alimenticios de manera permanente.


La recomendación de los especialistas es consumir alimentos bajos en azúcar, pocos carbohidratos refinados y lo mínimo de fritos, mientras que es aconsejable un  alto consumo de frutas, verduras, grasas saludables, y fuentes de alta calidad de proteína. La adopción de los anteriores hábitos  te ayudarán a verte y sentirte lo mejor posible independientemente de tu edad.

TRAS LA OBESIDAD INFANTIL

Muchas personas creen erradamente que obesidad es sinónimo de fiesta, felicidad y dan por hecho que quien es gordo es feliz. Lo anterior es un mito, en la vida real el problema de peso está profundamente ligado no sólo a su físico sino también  a su mundo emocional.

En consulta, llegan padres inquietos por el sobrepeso de sus hijos. En muchos casos conocen el estigma social asociado con el exceso de peso, el cual puede ser muy perjudicial para el menor por las enfermedades y condiciones físicas que acompañan a la obesidad o el bulling al que se ven constantemente expuestos.

Los últimos estudios han revelado que la preocupación en los niños por tener un cuerpo socialmente aceptable, ya no es un asunto de la adolescencia, sino que hoy, conlleva a incluir a niños desde los 5 años de edad, etapa en la cual asocian los estereotipos negativos con exceso de peso y nace la creencia de que ser pesado es simplemente menos agradable para los demás y por ende para ellos mismos.

No se trata de afirmar que un niño con sobrepeso debe sentirse infeliz, o no ser un chico popular en el colegio, no sentirse bien consigo mismo, o no tener mucha confianza en sí mismo.

Pero, en general, un menor obeso es más probable que tenga una baja autoestima que sus compañeros más delgados. ¿A qué se debe su débil autoestima? en algunos a causa de sentimientos negativos y vergüenza sobre su cuerpo; la falta de confianza en sí mismo que en muchos casos pueden incidir en bajo rendimiento académico; aislamiento social confundiéndose con timidez, ante la sensación de no encaja en cualquier lugar; puede verse a sí mismo como diferente y marginado.

Como padres es importante estar atentos a los cambios y comportamientos de nuestros hijos, no juzgarlos pero sí participar activamente en sus vidas.

El hecho de ser menores no significa que actúen frente a temores, duelos, frustraciones de forma distinta a cualquier adulto, es decir, buscan consuelo emocional ingiriendo alimentos, siendo conscientes de lo inadecuado y perjudicial que es para ellos, desacatando el llamado de atención de sus padres y médicos, pero sintiéndose incapaces de manejar sus impulsos.

Los niños obesos, al pensar en su futuro, temen enfrentarse a la discriminación basada únicamente en su peso, como no conseguir novio o quedarse como la solterona de la familia, no tener un trabajo donde gane mucho dinero, que la vean fea y no tenga amigas, no ser admitida en una universidad. En muchos casos temen identificarse con la vida de algún familiar o amigo del hogar.

Es importante, buscar ayuda de un psicólogo que le apoye la adopción de buenos hábitos de alimentación al interior del hogar. No es recomendable sentarse en la mesa, servirle al niño un menú dieta, mientras él observa a todos los demás con un delicioso manjar – para él sería un castigo. Igualmente, en el caso de que uno de los padres sea obeso es necesario que los dos trabajen conjuntamente, puesto que el progenitor, es un gran apoyo que le brinda la confianza y firmeza para asegurar el éxito.  Por ello, es vital que toda la familia adopte los buenos hábitos, como:
  • ·         No ver televisión mientras se está comiendo
  • ·         Comer despacio
  • ·         Llevar bocados pequeños a la boca
  • ·         Elegir adecuadamente la calidad y cantidad de alimentos
  • ·         Realizar actividades de movimiento (bailar, jugar, nadar…)
  • ·         Eliminar las sodas
  • ·         Regular el nivel de azúcar y harinas. No es eliminarlas es medir, controlar su ingesta.
  • ·         Beber agua

Cualquier duda adicional comunícate con nosotros




CÓMO SUPERAR LA ADICCIÓN A LA COMIDA RÁPIDA

La falta de tiempo, la comodidad y facilidad han convertido a las comidas rápidas en uno de los menús básicos en la alimentación de muchas personas, esto a pesar de conocerse lo poco saludable y los posibles daños que con el tiempo ocasionan.

Muchas personas llegan a consulta queriendo romper su hábito de consumo, lo cual han intentado pero en vano.

Algunas recomendaciones que te ayudarán a reducir la ingesta de comida rápida son:

1. Saber lo que pasa

Reconocer la adicción a este tipo de alimentos, este es un gran paso para entender qué es, cómo se presenta y cómo afecta tu vida. Los estudios han revelado que este tipo de comida puede ser un problema grave, ya que en su mayoría son ricos en azúcar y alto contenido de grasa, pero desafortunadamente para el consumidor son extremadamente agradables a su paladar.

Cuando se ingieren alimentos chatarra, se desencadena la liberación de dopamina en el centro del cerebro, podríamos afirmar que el cerebro recompensa al consumidor por degustarlos. Esto desencadena el deseo de comer más ese tipo de alimento y regresar a él una y otra vez, generando de ese modo una adicción.

Las personas con trastorno por atracón sienten una compulsión a comer grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo. Generalmente, pueden sentirse disgustado por sus hábitos alimenticios, pero son incapaces de controlarlos o evitarlos.

Si usted se siente obligado a comer grandes cantidades de comida rápida, incluso si se siente mal después, es importante buscar ayuda profesional para tratar estos hábitos.

2. Realiza una bitácora

Llevar un diario en el cual relates los acontecimientos en tu relación con la comida, que incluye la frecuencia con la que consumes comida rápida, las porciones o cantidad alimentos que ingieres, tus deseos alrededor de ella y la fuerza de control que tienes para dejar sin realizar tus antojos. Evaluar tus sentimientos de apego del 1 al 10, determina si el impulso por comer está relacionado con situaciones emocionales. Clasifica los alimentos que pueden evidenciar una pérdida de control (comida rápida, caramelos, sodas, panadería, embutido). Lo anterior, te ayudará a entender el nivel de adicción que tienes frente a la comida rápida.

3. Cambiar hábitos no significa hacer dieta

Las dietas en el sentido tradicional son planes sostenibles a corto plazo, siendo un método inapropiado para tratar una adicción a la comida.

La gran mayoría de las personas al iniciar un plan de dieta se dan por vencidos, dejan de comprar los productos recomendados o se aburren dejando todo atrás. Lo indicado es iniciar un cambio de estilo de vida alrededor de su adicción a la comida pero que no se limite a adoptar una dieta.

Redacte un plan de alimentación que excluye la comida rápida o comida basura, sustitúyalo por otros manjares o alimentos que te gusten. Asegúrese de planificar el tamaño de las porciones, evitar el picar constantemente, consume las tres comidas usuales y dos meriendas para evitar la sensación de fatiga durante el día.

Si en casa tienes alimentos disparadores, elimínalos de su hogar, adquiera sustitutivos saludables. En lugar de chocolatinas puedes consumir gelatina o uvas pasas, pero ten en cuenta las porciones.

4. Cambia tu ruta

Como toda adicción es importante evitar los estímulos o detonantes, si tienes un hábito como el de comprar donas o la súper hamburguesa en el local camino a casa u oficina, cambia de ruta, recuerda que es importante cumplir con tu compromiso. Aprovecha la diversidad de Apps que te permiten varias rutas para llegar al lugar del destino.

En caso de ser imposible, porque, por ejemplo, el local queda justo en el edificio donde está ubicada tu oficina, pon una nota en tu coche, en el descansa pantalla o foto de pantalla de tu móvil con una frase optimista "Lo Logré" “Soy un triunfador” “Cada esfuerzo contribuye a mi gran meta, me amo”.

5.  Mi motivo

Erradicar un mal hábito o dejar atrás una adicción no es fácil. Sin embargo, tener una lista de los motivos que te impulsan a realizar el cambio es un recurso de gran utilidad para apoyarte en los momentos en los cuales tu voluntad se ponga a prueba, no olvides agregar a la lista mensajes positivos en primera persona “soy una triunfadora” “todo lo que me propongo lo logro”.

Los artículos de diversas revistas, artículos de investigaciones o recomendaciones médicas son de gran ayuda a la hora plasmar las ventajas de renunciar a tu adicción o mal hábito.

Guarde una copia de sus pensamientos positivos en su bolso, coche o en alguna parte visible de su oficina, recurra a ellos cada vez que tenga un momento de debilidad.

A medida que continúe alejado de la comida rápida, escriba sobre su progreso y añada los acontecimientos positivos que hayas notado en tu estilo de vida, salud, estado de ánimo. Esto te ayudará a ampliar tu lista.

Es importante que entiendas que el proceso de cambiar hábitos o dejar adicciones depende principalmente de tu querer, pero también de apoyarte de las herramientas y profesionales adecuados para tu caso en particular.

Cualquier duda que tengas sobre este tema, puedes comunicarte con nosotros.

¡AMARTE TAL Y COMO ERES! ES EL SECRETO PARA BAJAR DE PESO

¿Quieres bajar de peso? El secreto es pensar que eres hermosa, que cada parte de tu cuerpo es tuyo, el cual debe ser cuidado y respetado.

Para dejar atrás esos kilos de más es necesario aceptar nuestro cuerpo, quererlo, sentir que te pertenece, sólo así podrás iniciar el camino hacia el cambio.

La mayoría de las personas establecen propósitos y metas de comenzar un régimen de dieta y ejercicio, alcanzar un peso saludable o una figura esbelta, pero cualquiera que sea su motivación, mientras sienta disgusto por el tamaño de su cintura, caderas, pecho, tendrá más posibilidades de abortar o dejar inconcluso su objetivo.

Para alcanzar el éxito de adelgazar, es necesario  desterrar cualquier sentimiento, juicio o apreciación negativa frente a nosotros mismos, y concentrarse en el amor, el respeto y valoración  hacia ti.

Trabajando por cambiar los pensamientos negativos, de fastidio y auto-intolerantes por pensamientos positivos, de seguridad y perseverancia facilita la adopción de nuevos hábitos saludables como: iniciar un plan de alimentación balanceada, comenzar actividad física, mejorar el temperamento, todo encaminado a asegurar la pérdida de peso constante y eficaz. 

Algunos pacientes comprenden que si desean lograr un giro real en su vida y evitar que el fracaso los invada una vez más, es necesario hacer énfasis en conseguir el estado de ánimo adecuado antes de empezar cualquier tratamiento. Pero la inquietud es ¿cómo lograrlo?

ANTES DE COMENZAR

Antes de iniciar cualquier tratamiento, dieta, o práctica de algún deporte asegúrese de que se siente muy bien consigo mismo. Si no trabajas en tu amor propio, va a ser más complejo que logres tu meta. Evítate el autoengaño de creer que lo lograrás sólo cuando estés delgada.

Un ejercicio que recomiendo es sentarse y escribir una lista de las diez cosas que más te gustan de ti mismo - ya sea lo considerada que eres, el ser generosa, lo responsable o colaboradora, etc.

Después, anota diez cosas que otras personas adoran acerca de ti – piensa en las cosas que tus amigos, familiares y colegas podrían mencionar (no dudes en solicitar ayuda de ellos). ¿Creen que eres leal? ¿Ingeniosa? ¿Una buena cocinera?

El listado tiene como finalidad darte un impulso e igualmente fortalecerte en cada momento que dudes o te sientas devastada, mírela y recárguese. 

ADORAR SU CUERPO

Cuando se está en el proceso de adelgazar es fácil y usual estancarse en las partes del cuerpo que no te gustan, es importante, que en lugar de dedicar  tiempo en apreciarlas negativamente, aprendas a aceptarlas.
“No puedes cambiar nada que no aceptes como tuyos. Como le expresó a mis pacientes: hoy elegiste ese pantalón pero no indica que sea el único, esos gorditos debemos aceptarlos, amarlos, pero decirles que queremos vestir con otra prenda y dejarlos atrás”.

Un hábito que ayuda a iniciar un cambio es observar tu cuerpo y anotar una descripción de las partes de él que te gustan, mínimo 10 (como por ejemplo: "Me encanta mi pelo, porque es brillante. Me encantan mis piernas, porque son delgadas y torneadas”). Ahora, mientras se mueve a través de su plan de pérdida de peso, cada vez que se sienta inconforme, saque esta lista y acuérdese de todo lo que te gusta de tu cuerpo.

La mente es como un reproductor pero eres tú quien elige que mensaje, melodía reproducir. Si te encuentras escuchando música y sale una melodía que no te agrada, recurre a herramientas como tu lista para enfrentar ese momento de frustración o desánimo.

ESTABLECER TUS METAS

Encuentra un lugar tranquilo, ponte cómoda y respira despacio con el fin de lograr estar relajada.
Ahora céntrate en las razones que te impulsan para bajar de peso.
Piensa en cómo te sentirás cuando estés más delgada, imagínate ¿cómo te verás? ¿qué trajes usarás?. 
Elabora una lista de tus metas a corto plazo y objetivos a medio plazo e incluye las razones que ya pensaste, del por qué deseas ser más delgada y más sana (como por ejemplo: para verme bien, sentirme bien, por mi salud…).
Ahora que ya sabes que quieres ser delgada, elige las recompensas que te ayudarán a impulsar la consecución de esos objetivos:
  • Evita prometerte golosinas.
  • Deberás cumplir con las promesas que tú misma te fijes, de lo contrario el inconsciente entenderá que este compromiso no tiene importancia para ti.
  • Prométeme recompensas para bajar de peso por cada vez que hay una buen resultado en la báscula (un masaje, facial, nueva barra de labios o traje nuevo, un masaje corporal, iniciar un paquete de bronceado, cambiarse el look o realizarse la pedicura).
  • Prométase algo espectacular cuando llegue a su peso ideal, como un viaje, adquirir algún artículo que le guste como una tableta, un nuevo móvil o sencillamente cambiar su armario.
AUMENTA TU CONFIANZA

Durante el proceso para bajar de peso te expondrás a momentos de gran satisfacción y otros en los cuales dudarás de continuar, instantes en los cuales inconscientemente podrás auto-sabotearte o dudar de tu fuerza de voluntad. Para ayudarte te recomiendo incorporar los siguientes trucos como parte de tu rutina:

  • Frente al baño exprésate mensajes agradables: “como estás de hermosa hoy”, “ese color te resalta el brillo de esos hermosos ojos”, “eres una triunfadora”, “hoy brillarás”.
  • Realiza tu proyecto de vida y exponlo en un lugar visible. Es necesario que tus metas sean escritas en términos ya realizados, acompañadas de una imagen que las represente: “Mi casa” “soy delgada” “Mi viaje de fin de año a NY”
  • Incorpora tus metas de corto plazo: actividades a realizar diariamente en un calendario, de manera que coloques caritas felices una vez cumplas con lo asignado en él.
  • Utiliza jabón líquido para el baño, aplica crema humectante en tu cuerpo de manera cariñosa; como una madre mima a su bebé.
  • Regálate momentos de intimidad, como tomar una ducha a la luz de las velas, música y una copa de vino si lo deseas; o sencillamente una taza de té o café y un buen libro.
  • Trabaja en la erradicación de pensamientos o juicios negativos hacia ti: "Siempre estaré con sobrepeso”, “soy una gorda y nada puedo hacer”, “no soy capaz”. Solo imagina una señal de STOP gigante en frente de tu cara, que te indique que es hora de que te cuides y respetes, que te apoyes y valores. De manera inmediata pensarás: “soy capaz de todo lo que me propongo, soy una mujer luchadora, una triunfadora”.
  • Sonríe, trabaja por mantener un estado de ánimo tranquilo y feliz. Las personas que no pueden controlar su temperamento difícilmente logran controlar la ingesta, cantidad o calidad en sus comidas.
  • Adopta el hábito de hacer una buena acción diaria, el agradecimiento de otras personas contribuye al estado anímico de quien lo recibe. Ello implica también, el ser agradecido.
  • Cada vez que te cepilles los dientes piensa en tres cosas que te estén haciendo feliz ese día como una escena de locura con los niños, cocinado una sana comida, el iniciar la lectura de un buen libro, una película, una conversación, etc. y tres cosas por las cuales debes estar agradecida por tener, como: salud, una pareja, una casa confortable, un trabajo, etc.
  • Analiza cómo actúan, cómo se visten, cómo hablan y se muestran personas que te irradian seguridad y éxito, luego empieza a pensar qué puedes incorporar en tu estilo o forma de ser. Vas a ver cómo al final las personas comenzarán a ver en ti, a una mujer más segura y exitosa, lo que aumentará tu confianza real.

EMPRENDIENDO

Todos sabemos que seguir una dieta y un régimen de ejercicio no es fácil, por ello te sugiero una ruta que te ayudará a lograrlo:


  • Evita las dietas, trabaja más en evitar picar y controla la cantidad de alimentos que ingieres.
  • Nada de consumir alimentos indeseados o repetido, puesto que fuera de torturarte provocarán, una vez inicies tu rutina habitual, subir de peso.
  • Las personas que comen rápido son dos veces más propensas a tener sobrepeso. Comer lentamente es una gran manera de darle tiempo al cuerpo para registrar lo que se está ingiriendo y sentirse satisfecho con menos comida
  • Permítase sentirse bien pero nunca lleno. Esa sensación de llenura sólo evidencia la falta de control.
  • Consuma agua constantemente le ayudará a mantenerse hidratada y a mejorar su metabolismo.
Es importante que reconozca si su inconveniente para lograr bajar de peso son los malos hábitos de alimentación o aspectos psicológicos, en este último caso, es necesario que recurra a un especialista para que le oriente no sólo para lograr su meta, sino también para transformar su vida.

Cualquier información adicional comunícate con nosotros.






¿CÓMO QUEMAR CALORÍAS HACIENDO LAS ACTIVIDADES COTIDIANAS?

A muchas personas, por cuestión de tiempo, distancia o sencillamente dinero, les queda difícil asistir a un gimnasio, practicar un deporte, lo cual les ayudaría a quemar las calorías de más, con el fin de lograr bajar de peso. Sin embargo, realizando las actividades cotidianas puedes lograr también quemar una gran cantidad de calorías.

Recientes estudios de Pete McCall, Fisiólogo del ejercicio y entrenador personal para el Consejo Americano de Ejercicio demostró que las personas que son físicamente activas durante la jornada pueden quemar un extra de 300 calorías por día.

McCall señala que una persona puede quemar 300 calorías por día, sin ejercicio de actividad termogénetica, que representa la energía que se gasta cuando no está durmiendo, comiendo o haciendo actividades físicas estructuradas como correr o deportes.

Estas actividades, se denominan actividades "NEAT" incluyen acciones como caminar o andar en bicicleta como medio de transporte, escribiendo en el equipo de cómputo, trabajar en el jardín, o simplemente mientras realiza tareas de limpieza en el hogar u oficina.

Incluso las acciones que una persona usualmente hace cuando se encuentra inquieta o nerviosa, se consideran una actividad "NEAT" que puede convertir su motor en un medio para quemar calorías.

Cambiar de posición y evitar estar siempre sentado
Los nuevos roles de oficina conllevan a que las personas se mantengan por más tiempo sentadas en un escritorio y, en muchas oportunidades, apenas se llega a casa anhelan un sofá o la cama para descansar.
Un artículo publicado en la Revista BMJ sostiene que “sentarse por largos períodos de tiempo ha sido relacionado con enfermedades del corazón, la diabetes, el cáncer y la obesidad- dice April Tablón, MS, MBA, y perteneciente al Consejo Americano de entrenador personal certificado por el ejercicio y especialista en la mejora del rendimiento de la Academia Nacional de Medicina Deportiva”. “El levantarse cada hora y caminar al baño, para conseguir una recarga de agua o ponerse de pie para estirarse puede disminuir la rigidez, aumentar la energía y quemar calorías. Además, cuando la persona ve la televisión, durante cada pausa comercial se recomienda levantarse y moverse. Hacer unos cuantos estiramientos, caminar por la casa o realizar un par de flexiones de bíceps, ayudan a bajar un buen número de calorías”.

Adquiere un podómetro (marcador de pasos)
Hoy en día, el podómetro es  una de las app con las que se cuentan en varios modelos de móviles, con ella podrás medir la cantidad de movimiento que has realizado, y motivarte para alcanzar cada día una nueva meta. En el mercado se pueden adquirir podómetros a bajo costo, este se sujeta en el cinturón y cuenta los pasos que la persona ha realizado en todo el día.

Un paso más
Para principiantes NEAT es vital el uso del podómetro, puesto que con él se facilitará crear formas creativas para aumentar los pasos todos los días, cómo parquear el vehículo lejos de la entrada del recinto, bajarse una parada antes, subir por las escaleras evitando el ascensor, en el puesto del trabajo hacer pausas activas que impliquen caminar o desplazarse. “Recuerde que cada paso adicional contribuye a bajar las calorías y con el tiempo contribuirá a bajar de peso”.

Un excelente al estado de agitación
Muchas personas procuran evitar aquellos movimientos impulsivos para evitar irritar o parecer  nerviosos, pero estos son ejercicios NEAT que facilitan bajar de peso. Este tipo de estimulación se encuentra en movimientos aun estando sentado: un ejemplo de ello es al habla por  teléfono – caminar alrededor o pasearse por un pasillo; igualmente mientras se descarga un archivo o se envía un email aprovechar para hacer estiramiento.

Escaleras ¡sí!
El estrés y la batalla contra el tiempo lleva a la mayoría de las personas a usar el ascensor o las escaleras eléctricas para acortar distancias tan pequeñas, más bien se recomienda usar las escaleras tradicionales ya que estas son una gran manera de quemar calorías y fortalecer las piernas.

Limpieza con ritmo
Uno de los mejores ejercicios NEAT son las actividades de limpieza en el hogar u oficina, - “enciende la música y toma el ritmo para iniciar el uso de la aspiradora, la  plancha, o simplemente, poner en orden todo el apartamento o casa”.
Es importante resaltar el papel de la música en este tipo de ejercicio, ya que esta irradia alegría y estimula el baile, estimulando al cerebro y la liberación de serotonina, en otras palabras, estás generando beneficios emocionales mientras que eliminas calorías.

Los víveres un elemento de apoyo
Si resides cerca de la tienda de víveres o supermercado y la cantidad de compras pueden ser transportadas con facilidad, deja el coche en casa. En caso contrario, contrae los músculos mientras entras y sacas las bolsas del baúl, añade unas flexiones de bíceps cada vez que levantes una de las bolsas.

Mientras te sientas
Otro ejercicio NEAT en el hogar u oficina lo puedes realizar mientras estás sentado. El subir y bajar el talón es una excelente opción para la elaboración de los músculos de la pierna, a este puedes agregar el peso de un libro en las rodillas mientras lo realizas. Apretar los glúteos, parte pélvica y vientre como si estuvieras en una sección de bioyin o gimnasia pasiva, son geniales para trabajar abdominales, marcar músculos y levantar las posaderas.

Equilibrio con la bola
Utiliza una pelota gigante como silla para ver televisión, jugar video


juegos, escuchar música, hablar por teléfono; brinda la oportunidad de buscar equilibrarse y moverse constantemente, lo que contribuye a quemar más calorías que si estuvieras sentado en una silla o sofá.

Es importante resaltar que estas recomendaciones aportan siempre y cuando tengas control no sólo en los alimentos que consumes sino también en la calidad de ellos.


No hay alimentos buenos ni malos, lo que sí podemos asegurarte es que quizás se tiene malos hábitos de vida que se reflejan en tu peso o sencillamente malas prácticas de alimentación. 

Hoy puedes hacer un alto y comenzar el camino hacia el cambio, un viaje que puedes hacer sola o recurrir a experto en el tema. 
Lo importante es que tomes la decisión.

Estamos para apoyarte

10 pautas para evitar el aumento de peso de vacaciones

Los expertos en el área de la salud tanto física como mental, confirman la importancia que tiene el tamaño de las porciones, siendo, clave cuando las tentaciones son infinitas.

Las temporadas de vacaciones, en especial la celebración de finalidad del año, suele acechar las calorías en cada esquina: natilla, alfajores, volovanes, ponche, buñuelos, brochetas, hojuelas, donas de jalea, tapas, chocolates, Miguelitos, canapés,… en la media de mayor celebración, acompañamiento y reuniones sociales o familiares, es mayor el aumento del riesgo. Todos estos extras se suman, motivo por el cual, la gran mayoría de las personas ven esta época como temporada en la cual la báscula nos grita el aumento del peso.

Lamentablemente, los estudios concluyen que en la mayoría de los casos el peso adquirido no se pierde ni fácil ni totalmente, sino que termina acumulándose año tras año. Lo que quiere decir, que el peso ganado en las festividades es un factor importante en la obesidad de las personas.

Pero usted puede superar la trampa que cobija esos días del calendario, disfrutar de placeres gastronómicos de vacaciones sin sumar ni una sola libra. La clave está en el "Control de las porciones", usted puede ingerir y probar lo que gustes teniendo en cuenta las cantidades y la calidad de los alimentos.

Todos saben, la complejidad que se vive al sentir una patrulla ante esas tentaciones infinitas y en ocasiones caprichosas, a continuación tendrás acceso a 10 pautas que te ayudará a lograrlo de una manera fácil y triunfadora.

1. Evita sentarte a la mesa con la sensación de hambre.
La planificación anticipada ayuda a mantener la disciplina frente a la tentación. Por ello, evade asistir a una fiesta o reunión teniendo la impresión de estar muriendo de hambre. Antes de ir, consume una pequeña merienda, en caso contrario bebe un poco de agua para minimizar esa sensación y evitar descontrol frente a su plato.

2. Desviar su atención
Muchas personas ven en las reuniones, celebraciones una oportunidad para saborear manjares. Es necesario mirar estos encuentros como una oportunidad para bailar, intercambiar anécdotas, cualquier cosa que te desvié del banquete.

3. Tómese su tiempo
Ponerle tiempo limitado para ahorrar tiempo a la hora de comer es uno de los errores más frecuentes. Expresiones como sólo tengo 10 minutos para almorzar, forzándose a ingerir de manera mecánica y rápida lo único que logra es generar la sensación de fatiga en corto tiempo, puesto que el inconsciente entenderá que consumió poca cantidad.

4. Cuente las entradas o bocados
Cuando hay canapés, es fácil perder la cuenta sobre la cantidad consumida. Es importante llevar un registro para ello puedes tener encienta los palillos, servilletas etc. Establecer un límite puesto que aunque no lo creas se tiende a llenarse más cuando se pica.

5. Sé más inteligente que el Buffet
Cuando la cena se sirve en forma de bufet, utilice el plato más pequeño disponible, al momento de servir evite apilar los alimentos; limite sus porciones, es usual fallar con la justificación de que esta rico, es necesario consumir una sola porción y por ningún motivo repetir. Algunas pautas son: ir por los alimentos más simples en el buffet como frutas frescas, verduras, cóctel de camarones, ten cuidado con las salsas.

6. Límite de Alcohol
Evite beber demasiado alcohol en las fiestas. Este no es un punto sólo acerca de las calorías, sino de control. Si usted bebe mucho usted, no tendrá tanto control sobre lo que come. En estas fechas es importante hidratar su cuerpo más de lo usual.

7. Ser selectivos con Dulces
Seleccione adecuadamente el postre que va a consumir. Limite sus indulgencias a pequeñas porciones y sólo frente a lo que te seduce, no consumas por cumplir o sin ganas de comerlo.
Algunas personas pueden comer un bocado de algo y parar, lamentablemente, la mayoría de la gente no puede hacer eso. Por ello, Si sabe que usted es el tipo de persona que no puede parar en un bocado, es mejor tomar una pequeña porción de un único postre, en lugar de apilar su plato con varias golosinas que planea probar.

8. Lleva el postre
Tanto si vas a una fiesta familiar, de un amigo o compañero oficina, considerar la posibilidad de ser quien se encargue del postre es una gran estrategia para disfrutar un delicioso manjar y controlar el consumo de calorías. 

9. Límite picar o probar los alimentos mientras cocinas
Cuando se está preparando alimentos, es usual que las personas sientan disminuir su apetito, lo cual sucede por lo general porque han estado comiendo todo el tiempo.
Por ello, limite a dos pequeños bocados de cada elemento pre y post-condimento.

10. Camina, sal, organiza un paseo
En estas festividades una actividad recomendada es salir de paseo familiar. Además de quemar algunas calorías extra, esto hará que todo el mundo comparta pensando en algo diferente a la comida por un tiempo.
Procura realizar actividades que estimule el moverse. Un ejemplo: Caminar antes de alimentarse, ayuda a que las personas para que de manera inconsciente sientan la necesidad de tener control frente a lo que come, y después de ingerir alimentos, para estimular el proceso digestivo y la quema de calorías, entre otros.





¿Quieres quemar esa grasa de más? Aquí te decimos cómo.

Hacer ejercicio y tener una dieta balanceada siguen siendo los pilares para perder peso. Sin embargo, tu cuerpo procesa la comida de distintas maneras, y esto incluye la forma en la que quema y deposita las grasas. 

“Algunas comidas impulsan la quema de grasas”, Las proteínas promueven una efecto térmico de hasta 30%, que es mucho mayor al de los otros dos  macronutrientes: las grasas y los carbohidratos. Esto significa que quemarás más calorías si consumes proteínas que si consumes grasas o carbohidratos. En otras palabras, comer más proteínas aumentará el ritmo de tu metabolismo más que si consumes grasas o carbohidratos. 

Si consumes muchos hidratos de carbono, la energía de las grasas y las proteínas será procesada como grasa corporal”. Hacer ejercicio aumenta tu metabolismo”. 

Algunos alimentos que te ayudaran 

BatataLa batata es la mejor fuente alimenticia de antioxidantes beta-caroteno, un compuesto que combate el estrés oxidativo y la inflamación relacionada con el almacenamiento de grasas. La col rizada y la zanahoria también son fuentes ricas de beta-caroteno 

Huevo: “Solía decirse que había que evitar consumir huevos debido a su alto nivel de colesterol”,  “Sin embargo, las investigaciones actuales indican que comer uno o dos huevos por día no aumenta el colesterol. El lado positivo es que los huevos son la fuente biológica más grande de proteínas, lo que te ayuda a generar masa muscular, que a su vez, te ayuda a quemar grasas. El huevo también contiene mucha vitamina B12, nutriente esencial para romper las grasas 

Pescados grasosEl salmón y los demás pescados grasos contienen niveles altos de ácidos grasos Omega 3, que queman naturalmente las grasas,  Los ácidos grasos Omega-3 reducen la grasa en tu cuerpo. Además del salmón, hay otros pescados ricos en omega-3, como el atún, el verdel y el arenque 

Avena (sin sabor, sin azúcar)La avena es otra fuente maravillosa de fibra y te ayuda a prolongar el sentimiento de saciedad,  La avena no solo sacia  el hambre, además, te ayuda a quemar grasas y a bajar el nivel de colesterol. Es uno de los mejores desayunos que existen para quemar grasas 

Aceite de oliva: El aceite de oliva te ayuda a perder grasa debido a sus altos niveles de grasas mono saturadas que queman grases y controlan los antojos, Úsalo para cocinar y como  aderezo para las  ensaladas 

Almendras y frutos secosLos frutos secos, y las almendras en particular, ayudar a suprimir el apetito,  Consumir un puñado (unas 24 almendras) alcanza para reducir el apetito. Elige las naturales, sin sal ni sabores. En lugar de comerlas enteras, puedes añadirlas cortadas en ensaladas, mantequilla de maní, cereal o yogur 

Legumbres: Debido a la gran cantidad de fibra y las pocas calorías que tienen, las legumbres de todo tipo son alimentos que ayudan a quemar las grasas, la fibra estimula la saciedad, así que consumes menos calorías con el resto de la comida. También contienen muchas proteínas y hierro, que ayuda a bajar las grasas. Las mejores legumbres son   los garbanzos, los porotos, los frijoles negros, las alubias rojas, las blancas y los frijoles de limas 

Espinaca y hojas verdesAl igual que las legumbres, las hojas verdes son bajas en calorías y altas en fibra”,  te ayudan a saciar el hambre, así puedes comer menos. Las hojas verdes también tienen muchas vitaminas, minerales y otros nutrientes. Come espinaca, broccoli, lechuga, rúcala, berro, endivias y brotes de mostaza 

Lácteos (descremados, semidescremados, yogur y queso):  El calcio es una de las sustancias que más queman grasas y se encuentra en gran volumen en los lácteos”.  “El calcio no solo disminuye la grasa, sino que previene la formación de nueva grasa. Elige siempre productos descremados, tanto para la leche, el queso y los yogures 

Pavo, pollo y carne magraSe necesita más energía para digerir proteínas que hidratos o grasas”.  Esto significa que los alimentos ricos en proteínas queman grasas por naturaleza. Consume más carne magra, pollo o pavo' 

Cereales integralesLa fibra en los panes integrales y cereales ayuda a mantener bajo el nivel de insulina”. “Esto previene que tu cuerpo almacene grasa. Deja de consumir pan blanco, al que le quitan todos los nutrientes y la fibra. Para perder peso, elige alimentos integrales de cereales o trigo. El arroz integral también tiene mucha fibra”. Tu cuerpo quema el doble de calorías digiriendo las comidas integrales ricas en fibra que los alimentos procesados 

Fruta: Mucha fruta tiene alta fructosa, azúcar natural que puede disminuir la pérdida de peso”. “Sin embargo, hay muchas frutas y vegetales que necesitan más caloría para digerir que las que realmente tienen, por lo que son alimentos que queman grasas. Por ejemplo, la manzana, el durazno, el damasco y la pera 

LentejasLas lentejas están cargadas de hierro, un nutriente esencial que a muchos nos falta. Cuando nos falta un nutriente, nuestro metabolismo se atrasa, lo que hace que ganemos peso. Una buena forma de combatir esto es consumiendo lentejas. 

Aguacate o paltaQuizás no sea lo que esperabas, pero el aguacate es tu aliado para perder peso. La grasa mono saturada de los aguacates ayuda a acelerar tu metabolismo protegiendo a las células que generan energía del daño de los radicales libres. El aguacate contribuye en lreducción de la inflamación sistémica y previenen los picos de azúcar en sangre, que pueden generar que tu cuerpo almacene demasiadas calorías como grasa 

Ostras: Las ostras son la mayor fuente alimenticia de zinc, un mineral que ayuda a reducir el apetito. Además, tienen muy pocas calorías 

Ajo: El ajo es un poderoso antioxidante que trabaja para reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés que provoca que tu cuerpo acumule grasa en la zona abdominal. 

Vino tintoEs una buena noticia saber que el reservarlo, un antioxidante que se encuentra en la piel de las uvas, inhibe la producción de células de grasa.  

Agua: ¿Sabías que puedes acelerar tu metabolismo un 30% con solo tomar un buen vaso de agua? La deshidratación también inducir a sentir la sensación de hambre, lo cual es perjudicial a la hora de mantener un peso saludable. 

El cambio está en ti, Banda Gástrica Virtual Aequilibrium la solución a tu sobrepeso